Barcelona Cultura
>> Acceso al web Tras los muros del Monasterio
INFORMACIÓN IMPORTANTE

El monasterio retoma las actividades presenciales en el museo con un aforo del 100%. ¡Consultad la página web para estar al día! https://monestirpedralbes.barcelona/es/actividades

 

Podéis seguir visitando el monasterio y las exposiciones a través del siguiente enlace: https://entrades.eicub.net:8443/muslinkIII/venda/index.jsp?nom_cache=PEDRALBES&property=PEDRALBES&lang=2&codiActiv=100

 

 

Recordad que, durante la visita, por motivos de conservación, la capilla de San Miguel tiene un aforo de solo 5 personas y la puerta de la capilla debe permanecer siempre cerrada. Permanecen cerradas aún la Sala Capitular y la parte immersiva de la exposición Tras los muros del monasterio . Gracias por vuestra comprensión.

 

Seguid la actualidad del museo también en las redes sociales:

LA LUNA DE LOTUS Arte y poesía de la monja budista Ōtagaki Rengetsu (1791-1875)

Ōtagaki Rengetsu, monja budista, maestra de artes marciales, poeta, calígrafa, ceramista y pintora, es seguramente una de las mujeres con más talento creativo del Japón del siglo XIX. Adoptada al nacer en el año 1791, y bautizada con el nombre de Nobu, tuvo una sólida formación en el campo de las artes y una juventud marcada por el sufrimiento familiar. Así, después de vivir la trágica pérdida de sus dos maridos y de cuatro hijos, a los 33 años renunció a la vida secular para abrazar plenamente el budismo. Fue entonces cuando adoptó el nombre de Rengetsu, literalmente ‘Luna de Loto’, para vivir la impermanencia del mundo desde la espiritualidad y la experiencia artística.

Rengetsu empezó a elaborar y a vender cerámica, a la que añadía sus propios poemas waka, con el fin de obtener medios para una vida autónoma. Sin embargo, fue a partir de la década de 1850, y durante los últimos 25 años de su vida, cuando Rengetsu produjo decenas de miles de piezas, formando un ingente corpus artístico de cerámicas, caligrafías, pinturas y trabajos hechos en colaboración con artistas de su tiempo.

A partir del 19 de noviembre de 2021 y hasta el 17 de abril de 2022, gracias a la colaboración con la colección NAEJ, esta exposición presenta por primera vez en la ciudad y en el país la extraordinaria vida y obra de una gran poeta y artista de Kioto, un ejemplo de cómo el arte y la mirada poética pueden convertirse en un suspiro y, al mismo tiempo, un revulsivo en la lucha y el disfrute de una vida efímera.

Con motivo de esta exposición el museo amplía su horario habitual de apertura. A partir del 19 de noviembre de 2021 y hasta el 17 de abril de 2022 el horario será de martes a domingo de 10 a 19h.

Rengetsu, poeta

La obra poética de Rengetsu se fundamenta en un extenso corpus de poesía waka, poemas que siguen el patrón de 31 sílabas, estructuradas siguiendo la cadencia 5-7-5-7-7. Los poemas waka cuentan con una larga historia en Japón, y su composición requiere una sólida educación literaria, ya que se caracterizan tanto por el uso de una gramática compleja como por las alusiones literarias e históricas. Las palabras elegidas y las frases construidas pueden interpretarse de muchas formas, y desde este punto de vista, su interpretación —y traducción— depende del contexto, del estado de ánimo, de los sentimientos expresados, de sutilezas y de la manera en que se relacionan todos los elementos del poema.

Rengetsu, calígrafa

Ōtagaki Rengetsu es considerada una de las mujeres calígrafas más destacadas de la historia del arte de Japón, especialmente por su expresividad, personalidad y sensibilidad, y por la limpieza, proporción y perfección compositiva que demuestra su trazo. Buena parte de los poemas de Rengetsu están escritos en tanzaku. Se cree que, a lo largo de su vida, Rengetsu escribió más de 20.000 tanzaku; todo el mundo que la visitaba se llevaba, al menos, un tanzaku, ya fuera comprado o como regalo por haber adquirido alguna cerámica. Muchos de estos fueron posteriormente montados en rollos verticales con el fin de poder ser colgados y mostrados en el toko-no-ma.

Rengetsu, ceramista

Pese a no ser ceramista de profesión, Rengetsu creó un vasto corpus de miles de cerámicas surgidas de una práctica iniciada probablemente en la década de 1830 en Awataguchi, el principal distrito de ceramistas de Kioto. Allí pudo observar, conocer y aprender los rudimentos del arte de la cerámica. Al mismo tiempo, con el fin de hacer más atractivas sus cerámicas, y poder así venderlas para ganarse la vida, decidió empezar a decorarlas con poemas propios, caligrafiados o incisos en las superficies de cuencos, platos, teteras, incensarios y todo tipo de objetos diversos de la vida cotidiana, y para la práctica de las ceremonias cha-no-yu y de sencha.

Rengetsu, pintura

Además de la cerámica, el arte de la caligrafía y la composición poética, Rengetsu también realizó algunas pinturas sobre papel. En estos casos, se trataba de pinturas pensadas para acompañar e ilustrar alguno de sus poemas caligrafiados. El estilo de estas pinturas, aprendido de forma amateur, se acercaba al de los artistas de la escuela Shijō de Kioto y se caracterizaba por composiciones simples que representaban objetos de la vida cotidiana, aunque a veces pintó escenas más complejas. Más frecuente fue, en cambio, la colaboración de Rengetsu con artistas profesionales, creando obras de gran sensibilidad y calidad, principalmente con pintores de Kioto.