Barcelona Cultura
>> Acceso al web Tras los muros del Monasterio

El blog del museu

Títol

Restauración de los tapices

Created date

23/09/2022

Introducció

Iniciamos el proceso de restauración de los cinco tapices de la iglesia del monasterio

El tapiz, a menudo confundido con el bordado, es una prenda con grandes dibujos, generalmente figuras y paisajes, utilizada habitualmente en el adorno de las paredes de las habitaciones, cuya fabricación constituye el arte de la tapicería. Empleados desde la antigüedad, se popularizaron en la Europa de la Baja Edad Media, ligados al alarde de la nobleza.

En el monasterio, iniciamos el proceso de restauración de cinco tapices extraídos de la iglesia, de origen inglés y firmados por Codina Länglin en 1896. De dimensiones considerables (500 cm x 358 cm), representan las escenas de la casa de Nazaret, la Epifanía, la presentación de la Virgen María en el Templo, el desposorio y la presentación de Jesús en el Templo.

Cada tejido tiene la imagen central rodeada por una orla con decoración floral, ribeteada por una franja azul en el perímetro exterior. En la franja inferior de las orlas florales se encuentra la leyenda en latín. El lateral superior tiene distribuidas cuatro umbrías por donde se cuelga cada pieza en la pared con unos clavos. Debajo de la franja azul superior e inferior hay una barra de madera u otro material que mantiene las piezas planas con cayendo.

Las prendas presentan un estado de conservación regular. El tejido es estable a pesar de presentar pequeños agujeros debidos posiblemente al ataque de insectos o al sistema de sujeción anterior mediante clavos. El principal problema que presentan es la gran cantidad de suciedad depositada en la superficie y también integrada en las fibras, acentuada sobre todo en las zonas donde ha habido contacto con agua y se ve la aureola que ha arrastrado la suciedad. Algunas zonas, además, parecen indicar cierto grado de fotodegradación, es decir, el cambio de color debido a la luz y humedad. Todos los tejidos presentan arrugas verticales debidas posiblemente al contacto con agua que ha hecho contracción y dilatación de las fibras. Los laterales han sido cortados (no se ve ningún bordillo) sin hacer ningún borde y se están desfilando habiendo perdido parte de urdimbre y trama.

La restauración de estos tejidos, aparte de limpiar, consolidar y fijar los desperfectos, deberá confirmar el material con el que fueron hechos (posiblemente el algodón) y la técnica empleada en su confección (seguramente tafetán de algodón estampados o pintados con pintura al óleo).

Enric M. Puga